15 Mar 2018

Primer pico epidemiológico de infecciones respiratorias

Sabía que Infección Respiratoria Aguda (IRA), es la infección más frecuente en el mundo y es un tema de salud pública en nuestro país. La mayoría de estas infecciones como el resfriado común son leves, pero dependiendo del estado general de la persona pueden complicarse y llegar a amenazar la vida como en el caso de las neumonías.

Las IRA comienzan de forma repentina y duran menos de 2 semanas.

La población más afectada son los menores de 5 años por lo que se recomienda tener en cuenta los signos y síntomas de alarma y consultar al médico del Establecimiento de Sanidad Militar FAC.

Signos de alarma en niños:

- Aumento en la frecuencia respiratoria o respiración rápida
- Se le hunden las costillas al respirar.
- Presenta ruidos extraños al respirar o “le silba el pecho”.
- No quiere comer o beber y vomita todo.
- Fiebre, que no cede con la administración de medicamentos.
- irritabilidad
- Decaimiento y somnolencia.
- Ataques o convulsiones.

En escolares, adolescentes y adultos:
- Asfixia o dificultad para respirar (o incluso sensación de dificultad para respirar).
- Dolor en el pecho al respirar o toser.
- Decaimiento o cansancio excesivo.
- Fiebre mayor de 38,5 grados centígrados, durante más de dos días.

Medidas de Prevención de Infecciones Respiratorias Agudas

• Las personas que tengan gripa deben utilizar tapabocas
y mantener las manos limpias mediante un correcto lavado de manos con agua y jabón.
• Evite el contacto con fumadores.
• Recuerde, si es un bebé, menor de seis meses, suministre solamente leche materna en mayor cantidad,
por lo menos 10 veces al día.
• Si el niño tiene seis meses o más, proporcione alimentos recién preparados, de alto contenido nutricional y energético (frutas, verduras y carnes), y sígale dando leche materna.
• Para aliviar la tos y el dolor de garganta dé a su hijo bebidas aromáticas o té. Si es mayor de dos años, suminístrele miel.
• Mantenga las fosas nasales destapadas, en lo posible aplique con frecuencia suero fisiológico por ambas
fosas nasales limpiando las secreciones.
• Cuando el niño salga a cambios bruscos de temperatura, protéjalo y cúbrale la nariz y la boca.

Recomendaciones:

• Al estornudar: Ponga un pañuelo desechable sobre nariz y boca al toser o estornudar, bótelo y lávese las manos.
• No suministre medicamentos, antibióticos o jarabes para la tos a menos que sean formulados por el médico.
• Lávese las manos cuando tenga contacto con secreciones o enfermos con gripa.
• Ventile a diario la casa y habitación de los enfermos.
• Verifique que su esquema de vacunación (niños, niñas, escolares y adultos) esté completo para su edad.
• La hidratación, clave para controlar la enfermedad y evitar así mayores complicaciones.